Porque las locuras rodean nuestra vida, nos persiguen, nos invitan a arriesgarnos, nos suben la adrenalina,
nos hacen arrepentirnos... ¡¡Haz un riconcito a las locuras!!

jueves, 26 de marzo de 2009

Que no me toco la nariz... ¡JA!



Está tarde se me ha planteado un reto. Un desafío, diría yo. En una de mis torpes demostraciones sobre mi capacidad para levantar la pierna -que no la levanto ni seis palmos del suelo-, una personilla rubia y con muy mala leche interna y mucho cachondeo se ha asombrado mucho. ¿No puedes levantar más la pierna?, me ha dicho en tono burlón y desafiante. La verdad, con los pantalones vaqueros tan agustados que llevaba, eran casi un 50% de mi piel, mis capacidades estaban mermadas a más de la mitad. El caso es que este hecho ha servido de conversación para los cinco minutos de cigarro que nos hemos hechado. Hasta que de repente, me dice, toda chula ella, "Yo por lo menos aún me toco la punta de la nariz con el pie". ¡Hala, jodela!, yo casi ni sabía que eso lo podía hacer una persona humana. Y ella podía. "Yo también puedo", le he respondido, "pero sin vaqueros". "Inténtalo a la noche y luego escribes en el blog", me ha desafiado.
Así que aquí estoy. Escribiendo el resultado de mi experimento. He llegado a casa y después de la cena, una vez con el flexible pantalón del pijama puesto, he comennzado la tarea. Me siento en la cama, me agarro el pie y... cuesta pero llego. Sí, sí, llego. Porque bajando un poco la cabeza hasta tocar un dedo del pie, el más largo, con la nariz no es trampa, ¿no?

4 comentarios:

  1. Pues propongo, e imagino que el colectivo que trabaja sentado a mi derecha apoyará la moción, que esa personita rubia y la autora del post demuestren en el centro de la redacción sus habilidades pédicas.
    He dicho,

    ResponderEliminar
  2. Me temo que eso no será posible. Y no lo digo por mí ehh. Estoy casi segura de que lo de la personita rubia es un farol. ;p

    ResponderEliminar
  3. la personita rubia de la mala leche27 de marzo de 2009, 15:35

    A ver, torcuatas (y no lo censures). Sólo decidme día y hora (incluso minuto y segundo) y os hago una demostración en directo. Es más, podéis sacar una foto para que la panfilona del pantalón ajustado la cuelgue una semana, un mes o un año. Y, por cierto, bajar la cabeza un poquito puede no ser trampa, pero si doblas el espinazo al completo (como me da la sensación que hiciste ya con el pijama -supongo que más flojo que los vaqueros-) eso sí es trampa. Nos vemos en el desafío, chulitas

    ResponderEliminar
  4. uyuyuyuyuy... que miedete!!! pues acepto la demostración que me plantea, personita rubia de mala leche, con su muestra gráfica y todo. Este fin de semana, que nos toca trabajar a las dos sería un buen momento, ¿no? Además, en caso de que lo consigas, cosa en la que reafirmo mi duda, te dedicaré un post. ¿Qué me dices?

    ResponderEliminar